¡La agricultura sostenible explicada!

UICN Europa ha publicado el informe «Enfoques para la agricultura sostenible», un documento de referencia para los principales enfoques, conceptos y prácticas que están siendo considerados por los profesionales, investigadores y responsables de la formulación de políticas en la actualidad. Este informe llega en un momento crucial, para ayudar a la aplicación del recientemente lanzado Acuerdo Verde de la UE, en particular las estrategias «De la granja a la mesa» y de biodiversidad.

La humanidad está experimentando dos grandes crisis: la pérdida a gran escala de la naturaleza y el cambio climático. El año 2020 también trajo un tercer y nuevo tipo de crisis mundial, la COVID-19. Esta nueva situación ha causado retrasos en muchas iniciativas ambientales, y el impulso para la naturaleza que presenciamos durante el período previo a 2020 también se ha visto afectado debido al cambio de prioridades para abordar la pandemia.

Sin embargo, es ahora, más que nunca, cuando la sociedad debe trabajar con firmeza para acordar los objetivos ambientales necesarios. En este contexto, la agricultura sostenible es esencial, ya que la agricultura es una actividad humana clave que depende intrínsecamente de los procesos naturales, como la fertilidad del suelo, el reciclaje del agua y la polinización, y tanto la naturaleza como la agricultura sufren cada vez más los efectos negativos del cambio climático…

El nuevo informe de la UICN «Enfoques para la agricultura sostenible» tiene por objeto arrojar algo de luz sobre la abundancia de entendimientos y terminología en este campo – los muchos y diferentes enfoques, prácticas, conceptos – que pueden distraer del objetivo de construir un camino común hacia la agricultura sostenible en el futuro. Ya se trate de la agroecología, la agricultura regenerativa, la agricultura orgánica, la agricultura con inclusión de la naturaleza, la intensificación ecológica u otras, todos los encargados de adoptar decisiones y los interesados de las comunidades agrícolas y ambientales necesitan claridad como primer paso. Existen diferentes enfoques de la agricultura sostenible y tienen una serie de importantes puntos comunes y desafíos, pero también su diversidad es una fortaleza en sí misma.

Considerando que la producción de alimentos saludables a precios asequibles, con la protección del medio ambiente en el centro, es crucial para nuestra supervivencia como especie, abordar estos desafíos es el paso más importante que tenemos que dar para nuestro futuro común, ahora mismo. «Para asegurar que el camino hacia una agricultura verdaderamente sostenible sea una transición justa, es importante proporcionar suficiente apoyo para las inversiones adicionales necesarias, manteniendo al mismo tiempo la actividad agrícola también rentable», dijo Luc Bas, Director de la Oficina Europea de la UICN. «La nueva Política Agrícola Común debería convertirse en nuestro principal instrumento para lograr una agricultura sostenible en la UE».

Antecedentes

La Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN) es una unión de miembros compuesta por organizaciones gubernamentales y de la sociedad civil. Aprovecha la experiencia, los recursos y el alcance de sus más de 1.400 organizaciones miembros y la aportación de más de 15.000 expertos. Esta diversidad y vasta experiencia hace de la UICN la autoridad mundial sobre el estado del mundo natural y las medidas necesarias para salvaguardarlo.

La Oficina Regional Europea de la UICN conecta y participa en diálogos de política con las instituciones europeas, los gobiernos, la sociedad civil, las ONG, la ciencia y las comunidades empresariales para mejorar la política y la acción de conservación. La Oficina Regional Europea participa en una serie de áreas de política y proyectos (por ejemplo, la conocida Lista Roja Europea de Especies Amenazadas) y se centra en cuestiones como la biodiversidad, la agricultura, el cambio climático, las soluciones basadas en la naturaleza y la economía circular. La Oficina de Bruselas también aboga por los Miembros a nivel de la UE en caso de que se produzcan novedades políticas urgentes a nivel nacional o local.

El Programa de la UICN 2017-2020 fue aprobado por las organizaciones miembros en el Congreso Mundial de la Naturaleza de la UICN, celebrado en septiembre de 2016 en Hawai (Estados Unidos). Se elaboró como resultado de un proceso de consulta de nueve meses entre los Miembros y Comisiones de la UICN. El Programa de Trabajo Europeo de la UICN 2017-2020 sigue la misma estructura y subresultados que el mencionado Programa Mundial de la UICN 2017-2020.

Apoyándose en su capcidad de convocatoria de la UICN para reunir a una diversidad de actores en materia de conservación de la naturaleza, la UICN ha sido cada vez más partícipe en debates con interesados en el tema de la agricultura sostenible, tanto en el contexto mundial, comunitario, como local. Por ejemplo, junto con la Dirección General de Agricultura y Desarrollo Rural de la Comisión Europea, la UICN ha venido organizando una serie de mesas redondas sobre la arquitectura verde de la Política Agrícola Común, que reúne a organizaciones de agricultores y ONG ambientales para examinar posibles formas de avanzar.

Mensajes destacados del nuevo informe

  • Los enfoques examinados en el presente informe parecen compartir más similitudes entre sí que con los enfoques agrícolas convencionales.
  • Todos los enfoques comparten el objetivo común de procurar la sostenibilidad, que incluye aspectos ambientales pero también consideraciones socioeconómicas
  • Cada enfoque es válido en un conjunto determinado de circunstancias: el presente informe muestra que existen diferentes enfoques, que tienen una serie de importantes puntos comunes, pero también que su diversidad es una fortaleza en sí misma.
  • La mayoría de los enfoques comparten algunos problemas comunes, relacionados con la baja rentabilidad y/o la baja productividad, más costosos en términos de conocimientos y/o mano de obra, problemas relacionados con su adopción y escalabilidad, y, muy importante, la falta de una métrica común para su desempeño ambiental.
  • Muchos de los enfoques comparten prácticas similares respetuosas con el medio ambiente, entre ellas: la rotación de cultivos, los cultivos de cobertura y complementarios, los cultivos mixtos y los cultivos intercalados, la reducción del uso de plaguicidas sintéticos y fertilizantes minerales, la ausencia o la mínima labranza, la reducción de la densidad de ganado, el pastoreo controlado y el pastoreo al aire libre, así como: la diversificación de cultivos, la mezcla de agricultura y silvicultura, la mezcla de cultivos y cría de animales, el equilibrio de nutrientes, la recuperación y la reutilización, y la inclusión de elementos de paisaje como setos y franjas florales. Sin ser exhaustivos, podemos sin embargo concluir que todas las prácticas enumeradas pueden considerarse «prácticas agrícolas sostenibles».

Más información

Alberto Arroyo Schnell

Senior Policy Manager

alberto.arroyo@iucn.org

+32 491 71 06 85

 

Barbara Pia Oberč

Policy Officer

Barbara.Oberc@iucn.org

+32 2 739 0311