Comunicado del Presidente CeUICN. Coronavirus y Naturaleza

Llevamos meses afectados por esta pandemia global del coronavirus, y son miles, o mejor dicho, millones, los informes, artículos, comentarios, opiniones y reflexiones, que se han realizado sobre este tema.

Por mi parte, me siento con el deseo y la obligación de compartir mis reflexiones y conclusiones acerca de lo que estamos viviendo, y de lo que podemos vivir, a partir de ahora.

Como se puede esperar, mi visión parte desde mi vocación y experiencia, que es la Conservación de la Naturaleza, la educación y la divulgación desde el sector ambiental.

Además, he sufrido los efectos de este virus en propia persona, pasando un periodo ingresado, y atravesando momentos duros, que te obligan a percibir la realidad dando importancia a lo realmente transcendente en nuestras vidas, nuestros seres queridos.

Existe mucha información científica al respecto, aunque aún no la suficiente para dominarlo, y sí quiero matizar el hecho de que estamos ante un fenómeno natural, entendiendo que no ha sido algo llegado del Espacio, ni un agente químico artificial, lo que nos amenaza.

Y es que se trata de una amenaza selectiva de la Naturaleza, sí, nosotros somos su objetivo, los seres humanos, los todopoderosos, los que nos consideramos invencibles como especie, y no hay nada que no seamos capaces de controlar.

Este virus, aunque en realidad es un grupo de virus, ni siquiera es un agente infeccioso de alto nivel letal, según las estadísticas. Podemos pensar que podría haber sido peor.

Pero mi primera conclusión a estas reflexiones es, qué desprevenidos nos ha cogido. No estábamos preparados para esto. No estábamos mentalizados. Incluso los más afortunados de la población humana, aquellos que siendo minoría formamos parte del mundo más acomodado, nos hemos sentido especialmente vulnerables, como si ese virus fuera expresamente a por nosotros.

La Naturaleza es sabia, y esta frase, aunque muy conocida, no deja de ser una gran verdad.

Si recordamos los hitos que Naciones Unidas, la Unión Europea, las grandes potencias mundiales y otros muchos organismos internacionales tenían en su hoja de ruta, desde hace varias décadas, el 2020 aparecía como el final del camino, o al menos de una fase importante, donde todos los países se marcaban retos de sostenibilidad ambiental, de reducción de emisiones de gases efecto invernadero, y de muchas otras propuestas de buenas acciones, que a la hora de la verdad, en esas grandes cumbres periódicas de seguimiento y ratificación de acuerdos, se desvanecían y finalizaban con un gran descontento por millones de personas que seguíamos con esperanza e ilusión sus resultados.

Seguimos dependiendo de líderes totalmente ajenos a la REALIDAD, nuestra realidad común, que es la Naturaleza. De la que formamos parte, siendo solamente un eslabón más, y de la que si seguimos olvidándonos, nos lo hará recordar, probablemente cada vez con más determinación, cuál es nuestro lugar, y cómo deberíamos hacer las cosas.

Juan Antonio López

Presidente del Comité Español de la UICN